Adiós Maestro

A los 94 años de edad, El Maestro Roberto De Vicenzo falleció esta tarde. Con más 230 títulos, incluido el Open de 1967, fue el jugador argentino con más triunfos en la historia de nuestro golf.

“En el golf no jugás contra otro, jugás contra la cancha; todos juegan contra la cancha. Ella no habla, no emite sonidos, está ahí, tranquila; venceme te dice”. Con una carrera que superó los doscientos treinta títulos internacionales, entre los que brilla el Open de 1967 en Hoylake, a Roberto De Vicenzo ya nada se le podía enseñar acerca del golf. A ochenta y cinco años de haber pisado su primer fairway, conocía muy bien el escenario por donde, de a poco y con esfuerzo, fue trazando su propio destino.

Hacía poco más de un mes había sufrido un accidente doméstico que desembocó en una operación de cadera, una intervención ya de por si riesgosa, que a los 94 años hizo aumentar la preocupación en aquellos que siempre hemos estimado hasta el cariño mismo a Roberto.

De Vicenzo salió con éxito de ese mal trance y una vez más le escapó al fatídico hoyo 18 de la vida, al que tanto mencionaba en los últimos años, cuando afirmaba bromeando que estaba ya muy cerca de completar la vuelta. Sin embargo, no pudo prolongar su estancia en este mundo tanto como lo hubiésemos deseado. Falleció este jueves nublado del 1 de junio, a semanas de celebrarse los cincuenta años de su triunfo en el Royal Liverpool, posiblemente el hecho más importante en la historia de nuestro golf.

En el ánimo de recordarlo, y al mismo tiempo saludando en este difícil momento a su esposa Delia e hijos, queremos recordarlo marcando algunos de los hitos más importantes de su trayectoria. Como ser humano todo se ha dicho sobre él, y todo ha sido muy bueno. Cómo deportista, seguramente son muchos los secretos y anécdotas que quedarán ignotos dentro de los límites que guardan cada una de las canchas que lo vieron jugar.

Nace la leyenda

El Maestro nació el 14 de abril de 1923 en Chilavert, Provincia de Buenos Aires, con un destino ya forjado de antemano, que le puso una cancha de golf por delante cuando apenas daba sus primeros pasos. “Nací en una casa de piso de ladrillos, mi papá era pintor de brocha gorda y mi madre nos cuidaba”, aclara como tantas veces supo hacerlo. “El mudarnos frente al campo de golf del Club Deportivo Central Argentino en Migueletes (ahora Club Deportivo FCG Mitre), hizo que termináramos trabajando de caddies casi todos en mi familia”.

El quinto hijo de siete hermanos y una hermana, se las tuvo que rebuscar en aquellos primeros años, frente a la ausencia de su madre Rosa, fallecida a sus diez años, y ante el desafío que le proponía la sociedad de aquellos años. “Cuando empecé a trabajar de caddie le llevaba mucho los palos a Irineo Leguizamo. Ganaba un peso con treinta centavos y eso alcanzaba para bastante en la familia. Cada vez que cobraba le daba un peso a mi mamá y con los treinta centavos restantes me compraba churros y empanaditas, me tomaba una “naranjita” y todavía guardaba diez centavos en una latita, arriba del ropero”, nos confesaba en una de las tantas charlas que hemos mantenido con él, para terminar el cuento con el remate que tan bien sabía darle a las narraciones: “Cuando juntaba dos o tres pesos en mi alcancía ¡mis hermanos me los afanaban!”.

Con el tiempo y la práctica, Roberto De Vicenzo fue construyendo un swing natural que le permitió comenzar a destacarse en el club y participar de su primer campeonato de caddies en 1933 con tan solo diez años. Antes de cargarse bolsas al hombro en Miguelete y de recuperar pelotas perdidas de las lagunas para hacer algún dinero extra, Roberto supo hacer otros trabajos. Quizá el más alejado del golf y que aún tiene su huella permanente, fue el de calentador de remaches para la construcción del puente que atraviesa la avenida General Paz y une Migueletes con la Capital Federal. Como todo golfista de su generación, tuvo su relación cercana con los ferrocarriles; “Yo le llevaba los palos a un alto ejecutivo de los galpones de máquinas del Ferrocarril San Martín, cuando todas funcionaban a carbón. El quería contratar como carbonero por mi físico, pero afortunadamente me encontré antes con el Presidente de Ranelagh que me invitó a trabajar cuando tenía 18 años por lo que me salvé de casualidad de caer en el ferrocarril”.

Y allí, en Ranelagh, armó su historia de vida. En 1941 decidió dar el gran paso para apostar todo a la actividad que más amaba. “Vine como ayudante, con lo puesto y sin tener no siquiera zapatos de golf. Me trajo el Capitán Jorge Herrera Vega y el Profesional en ese momento era Armando Rossi, que hacía las veces de administrador, profesor, cuidador de cancha y organizador de torneos. Era un hombre orquesta, como se acostumbraba más en aquella época”, nos contaba hace algún tiempo, en ocasión de festejar su nonagésimo cumpleaños.

Comienza la era Profesional

A los 15 años tuvo su bautismo de fuego en el profesionalismo participando por primera vez en el Abierto de la República de 1938 en el Ituzaingo Golf Club, donde falló el corte por la mínima diferencia con palos prestados y zapatillas de goma: “Recuerdo bien aquel torneo, el primer día me llevaba los palos un caddie compañero mío de Migueletes y no tuve un buen debut; hice 81 golpes (40, 41) y me gané algunas palabras fuertes de mi amigo, que se negó a llevar mi bolsa nuevamente el viernes por como había jugado. Al otro día y sin saber qué hacer, un vecino mío de apellido Vidal se ofreció a llevarme los palos y pude jugar bastante bien para hacer 76 aunque no pasé el corte”.

Cuatro años más tarde, De Vicenzo conseguiría su primera victoria en el campo rentado. El Abierto del Litoral le otorgó su primera alegría, con récord de cancha incluido. En pleno crecimiento y con todo el potencial para convertirse en uno de los mejores golfistas del momento, no logró eludir las responsabilidades del ciudadano común y en 1944 debió incorporarse al servicio militar en la Marina, aunque aun allí la fortuna también estuvo de su lado. “Primero fui a Puerto Ensenada muy poco tiempo y después me trasladaron a Puerto Belgrano, donde estuve gran parte de los dos años, con la suerte de tener una cancha de golf ahí mismo que aproveché al máximo. El Almirante Saravia me pidió para aquel destino porque me conocía; prácticamente me adoptó, me cuidó y jugábamos nueve hoyitos todos los días”. Ese mismo año ganó el Abierto de la República en Ituzaingo Golf Club y el Campeonato de Profesionales, que lo llevó directamente a la tapa de El Gráfico, aún estando en la Marina.

De Vicenzo ostenta la increíble marca de ciento treinta y cinco victorias con dos Copas del Mundo y nueve Abiertos de la República repartidos a lo largo de cuatro décadas diferentes. Suma dieciséis Campeonatos de Profesionales, fue ocho veces ganador del Abierto del Sur, conquistó siete Abiertos del Centro, se adjudicó cinco triunfos en el Torneo de Maestros del Olivos e igual cantidad en el Abierto del Litoral, cuatro en el Abierto del Norte, uno en el Torneo Norpatagónico y en 1992 se llevó el Abierto de Veteranos del Centro. Además, obtuvo sesenta y cuatro grandes premios entre los cuales se destaca el de su club, Ranelagh GC, en el que venció en nueve oportunidades entre 1946 y 1972.

En 1946 consiguió su primera victoria del otro lado de la frontera en el Abierto de Chile en el Club de Golf Los Leones, pero fue en Estados Unidos y Europa donde terminó de forjar la leyenda. En 1948, De Vicenzo tuvo su primera experiencia en el viejo continente imponiéndose rápidamente en el North British Tournament. En su siguiente paso por las islas británicas fue tercero en su primer Open jugado en Carnoustie; de allí en más, lograría ocho podios en veintidós participaciones.

Su momento de apogeo

Luego de diez presencias había logrado un segundo puesto, finalizando en cinco oportunidades como tercero. Con esos buenos resultados como antecedentes más que positivos, El Maestro llegó al Royal Liverpool Golf Club de Hoylake en julio de 1967. Entusiasmado, pero un tanto escéptico sobre sus verdaderas posibilidades a los 44 años, entendía que ahora, además, se medía con jugadores de la talla de Gary Player y Jack Nicklaus.

Con rondas de 70, 71, 67, 70, De Vicenzo consiguió el primer y único Major de su carrera quebrando por ocho golpes el récord de cancha en Hoylake y recibiendo el afecto infinito de las diez mil personas que esperaban en el green del hoyo 18 como si se tratase de una figura local. “Fue increíble, la gente se identificó conmigo, por mi juego y por mi pasado en el torneo, ya que siempre quedaba en la puerta del título. Fue el triunfo más grande de mi vida”, confiesa Roberto, todavía sorprendido de aquella proeza.

Más allá de la histórica victoria, aquel torneo esconde una historia muy particular que el Maestro guarda especialmente en su memoria: “Cuando gané en Liverpool en las apuestas yo pagaba 70 libras a uno. Durante la semana del torneo paré en la casa de un amigo inglés que había vivido acá en Argentina. Allí surgió la idea de que apostáramos 100 libras cada uno por mi ¡Terminamos ganando 14.000!”. No fue el único recuerdo de ese gran acontecimiento para Roberto, quien en algún momento nos admitió que “después de quedar tantos años cerca del título, los ingleses me empezaron a llamar el Padrino del campeonato porque besaba a la novia pero nunca la conquistaba. De tanto insistir ¡ese día, la novia se fue conmigo!”.

Augusta y la muestra de grandeza

El incidente de la tarjeta mal firmada en Augusta es un episodio que ha trascendido todos los ámbitos del deporte. Al año siguiente de vivir la mejor semana de su vida en Hoylake y a días de cumplir los cuarenta y cinco, De Vicenzo llegó al Masters con los pergaminos de campeón vigente del Abierto Británico; Fue una ocasión donde nuevamente la presión no hizo mella en él. De Vicenzo, una vez más, no defraudó.

Con vueltas de 69, 73, 70, comenzó la ronda final para terminar con su mejor score de la semana, 65, e igualar la punta con Bob Goalby para ir a playoff por el título: “Fue una de las más grandes vueltas en la historia de los Majors”, dijeron los especialistas. Las sonrisas se acabaron cuando llegó la triste noticia: Tommy Aaron, marcador del Maestro, había anotado par en el hoyo 17 equivocando lo que había sido un sólido birdie. Roberto firmó la tarjeta y la entregó pasando por arriba el error, quizá el descuido más grande y más caro que tuvo en su carrera, un olvido que le costó un golpe y quedar afuera de la pelea por el Masters. “Que tonto soy”, se le escuchó decir en Aurora ese día, pero todo el mundo sabía que no eran así las cosas.

Más allá de dejar escapar la que podría haber sido la única chaqueta verde de su carrera, el público valoró inmensamente la actitud de Roberto por su hidalguía en la derrota, por el sinsabor del desenlace, otorgándole un reconocimiento que se acrecentó en el tiempo y espacio. “Creo que mi decisión fue la que generó tanta repercusión; los reglamentos se han hecho para ser respetados tanto en el juego como en la vida, es importante entender eso. Yo no acepté ser segundo, acepté el reglamento”.

Finalmente y a lo largo de casi cuarenta años, el Caballero del Golf conseguiría veintidós títulos en los Estados Unidos desde aquel primer viaje en barco junto a Enrique Blasi y con ayuda de los socios de la AAG. Además de las seis victorias en el circuito regular, Roberto obtuvo cinco triunfos entre los Senior y fue el primer campeón del US Open Senior en 1980. Se suman a estos logros las tres históricas victorias en el Torneo de las Leyendas en 1988, 1989, y 1991.

Después de doce años de incansables viajes, doscientos países recorridos e innumerable cantidad de premios recibidos, De Vicenzo decidió volver al país que lo vio nacer en 1961 tras instalarse seis años en México. “Viví de lo que amo y tuve la oportunidad de jugar con los mejores, declaró en algún momento, justificando sus dichos de la siguiente manera: “Yo era un jugador natural, jugaba bien aunque me costaba, tenía que darle duro. El golf es un juego de sentimientos, cuando sentís que podés las cosas te salen y cuando estás inseguro no sale nada. Todos tenemos adentro un valiente y un traidor, vos, yo, todos, depende quién salga ese día a jugar a la cancha”.

A los 94 años, este 1 de junio de 2017, El Maestro ha dejado vacía su aula. Debe estar, sin dudas, en un Salón de la Fama mucho más importante, acorde a las enseñanzas y ejemplos que nos ha dejado en vida.

Títulos
PGA Tour: 8 (oficiales y no oficiales)
1951 Palm Beach Round Robin, Inverness Invitational Four-Ball
1957 Colonial National Invitational, All-American Open
1966 Dallas Open Invitational
1968 Houston Champions International

European Tour: 9
1948 North British Tournament
1950 Belgian Open, Dutch Open, Open de France
1960 Open de France
1964 Open de France, German Open
1966 Spanish Open
1967 The Open Championship (también válido por el PGA Tour)

Tour Argentino: 131
1942 Abierto del Litoral
1943 Center Open, Westinhouse Grand Prix
1944 Argentine PGA Championship, Argentine Open, Cirio Grand Prix
1945 Argentine PGA Championship, Cirio Grand Prix, Bahía Blanca Open
1946 Palermo Grand Prix, Abierto del Litoral, South Open, La Plata Open, Masllorens Grand Prix
1947 Argentine PGA Championship, Abierto del Litoral, South Open, Cirio Grand Prix, Ranelagh Open, Masllorens Grand Prix, Alvear Grand Prix, San Isidro Open, Mailly Grand Prix, America Cup
1948 Argentine PGA Championship, Cirio Grand Prix, Masllorens Grand Prix, Ranelagh Open, La Plata Open
1949 Argentine PGA Championship, Abierto de la República Argentina, Abierto del Litoral, Ituzaingó Grand Prix, Masllorens Grand Prix, San Isidro Open
1950: Masllorens Grand Prix, Ituzaingó Grand Prix, San Isidro Open, San Martin Grand Prix
1951 Argentine PGA Championship, Abierto de la República Argentina, Masllorens Grand Prix, Alvear Grand Prix, San Isidro Open
1952 Abierto de la República Argentina, San Isidro Open
1953 Argentino Grand Prix
1954 Alvear Grand Prix, San Martin Grand Prix
1958 Abierto de la República Argentina
1960 Argentine PGA Championship, Charles Of the Ritz Grand Prix, Siam Grand Prix
1961 Ranelagh Open
1962 Argentine Masters, North Open, Center Open, South Open, Branca Grand Prix, Suixtill Grand Prix
1963 Branca Grand Prix, Tortugas Grand Prix
1964 Argentine Masters, Argentine PGA Championship, Minerva Grand Prix, Jockey Club Rosario Open
1965 Argentine PGA Championship, Abierto de la República Argentina, Center Open, Rio Cuarto Open, Acantilados Grand Prix, Jockey Club Rosario Open
1966 Argentine Masters, Argentine PGA Championship, North Open, Ranser Grand Prix
1967 Abierto de la República Argentina, Center Open, South Open, Ranelagh Open, Ranser Grand Prix, Pindapoy Grand Prix
1968 Abierto del Litoral, Ranelagh Open, Acantilados Grand Prix, Peugeot Grand Prix
1969 Argentine PGA Championship, Norpatagonico Open, Ranelagh Open, Glustora Grand Prix, Lomas Open, Kanmar Grand Prix
1970 Argentine Open, Argentine Masters, Ranelagh Open, Old Smugler Grand Prix
1971 Argentine PGA Championship, Acantilados Grand Prix, La Cumbre Open, Pinamar Open, Santa Teresita Open
1972 Argentine PGA Championship, Center Open, South Open, Ranelagh Open, Acantilados Grand Prix
1973 Center Open, South Open, North Open, Lomas Open
1974 Argentina PGA Championship, Torneo de Maestros, Abierto de la República Argentina, Center Open, North Open, San Martin Grand Prix, Charles of the Ritz Grand Prix
1975 Jockey Club Rosario Open, Charles of the Ritz Grand Prix
1976 Velox Grand Prix, Metropolitano Open
1977 Argentina PGA Championship, South Open, Velox Grand Prix
1978 Abierto del Sur, San Martin Grand Prix, Sidesa Grand Prix
1979: Acantilados Grand Prix, Sidesa Grand Prix
1983 North Open
1985 Argentine PGA Championship

Tour Sudamericano: 62
1946 Abierto de Chile, Abierto de Viña del Mar
1947 Abierto de Cali
1948 Abierto de Uruguay
1949 Abierto de Uruguay
1951 Abierto de Cali, Abierto de Bogotá, Abierto de Barranquilla, Abierto Mexicano
1952 Panamá Open, Abierto de Santo Domingo
1953 Panamá Open, Abierto Mexicano, Abierto de Perú
1954 Aberto do Brasil, Abierto de Perú, Abierto de Barranquilla, Abierto de Bogotá
1955 Abierto Mexicano, PGA de Mexico, Jamaica Open, Abierto de Medellín
1956 Jamaica Open, Abierto de Barranquilla, Abierto de Bogotá, PGA of Mexico
1957 Aberto do Brasil, Jamaica Open
1958 Abierto de Medellín, Abierto de Perú, PGA de México
1959 PGA de México
1960 Aberto do Brasil, Abierto de Barranquilla, Abierto de Bogotá
1961 Abierto de Chile, Abierto de Colombia, Abierto de Barranquilla
1962 Barranquilla Open
1963 Aberto do Brasil
1964 Aberto do Brasil, Abierto de Uruguay, Abierto de Bogotá.
1965 Lagartos Grand Prix
1966 Lagartos Grand Prix
1968 Lagartos Grand Prix
1969 PGA de México, Lagartos Grand Prix
1970 Itanhanga Open
1971 Panamá Open
1972 Abierto de Venezuela, San Pablo Open, Rio Grande Open
1973 Panamá Open, Abierto de Venezuela, Aberto do Brasil
1974 Panamá Open, Lagartos Grand Prix, Raleigh Cup
1978 Abierto de Santiago
1979 Santo Tome Open, Oro Negro Open

Otros títulos: 20
1953 Canada Cup
1962 Canada Cup
1970: Copa del Mundo de Golf
1974 PGA Seniors’ Championship, World Senior Match Play
1979 Liberty Mutual Legends of Golf
1983 Liberty Mutual Legends of Golf, Doug Sanders Classic
1984 Merrill Lynch/Golf Digest Commemorative Pro-Am
1986 Commemorative Pro-Am
1987 Abierto Senior de Argentina, Ponte Vedra Classic, Digital Classic
1988 Liberty Mutual Legends of Golf – Legendary Division, Vintage Championship Invitational, Pages Classic
1989 Liberty Mutual Legends of Golf – Legendary Division, Vantage Championship
1991 Liberty Mutual Legends of Golf – Legendary Division
1992 Abierto del Centro Senior.

Premios
1967 Premio Olimpia de Oro
1970 Bobby Jones Award, Premio Olimpia de Oro
1980 Premio Konex de Platino
1989 Exaltado al World Golf Hall of Fame
1990 Premio Konex – Diploma al Mérito. (Golf Channel/Agencias – Foto: PGATour)

Fuente: AAG